Skip to main content

La primera planta de motores del complejo industrial de Ford Chihuahua cumple casi cuatro décadas de haber sido inaugurada y establecer los más altos estándares de calidad e impulsar la industria automotriz en la región.

Desde 1983, CHEP I ha provisto a Ford y a otras marcas con motores de gasolina 2.0L y 2.5L, hechos orgullosamente por manos mexicanas.

En la década de los ochenta, con la introducción de los modelos Tempo y Topaz en el catálogo de Ford, la empresa tuvo la necesidad de establecer una planta de motores que ayudara a satisfacer la demanda global de estos vehículos, ambos eran equipados con un motor de cuatro cilindros llamado PENTA.

Para 1991, CHEP I había logrado producir 1.9 millones de estos motores.

Gracias a su eficiencia productiva, entre 1993 y 2004, la planta inició la producción de los motores ZETEC para los modelos Contour, Mystique y Escort, sumando poco más de 2.3 millones de motores fabricados en este periodo.

Mientras tanto, en 1997 la planta llevó a cabo una importante remodelación para convertirse en la primera instalación de la compañía a nivel global en fabricar el motor DURATEC I4 para modelos como Ford EcoSport, Ford Escape, Ford Escape Híbrida, Mercury Mariner, Ford Fusion y Ford Transit.

Crece el complejo industrial de motores de Ford Chihuahua

Tras 38 años de operación y tomando en cuenta las tres instalaciones que constituyen lo que es hoy, el complejo de motores de Ford Chihuahua, se han producido 13,035,203 motores.

Actualmente, las unidades fabricadas en las tres plantas se exportan a países como Estados Unidos, Argentina, Sudáfrica, Alemania y Rumania para modelos como Corsair, Maverick, Bronco Sport, Focus, entre otros.

“Gracias al talento y a la calidad de trabajo de su gente, Ford Chihuahua ha sido, desde hace casi cuatro décadas, una pieza clave para la compañía a nivel global. Con esto ha sido  posible entregar los motores con la más alta calidad para los distintos modelos de la marca que hay alrededor del mundo y que, además, están conquistando a miles de clientes”, dijo Aureliano Lugo, gerente de Ford Chihuahua.